Receta: Risotto de espinacas

Motivada por el reto de madresfera con caldos aneto os traigo hoy una receta que en casa triunfa con todos, sobretodo con el peque de la casa.

Aneto verduras

Risotto de espinacas

 

Ingredientes

 

Ingredientes risotto

  • Aceite de oliva
  • Arroz para risotto o arroz arbóreo
  • Caldo de verduras Aneto
  • Un puerro picado
  • Espinacas
  • Nata para cocinar
  • Queso parmesano rallado

Paso a paso

1. Ponemos en una sartén el aceite de oliva y cuando esté caliente sofreimos el puerro.

Sofreimos el puerro

2. Mientras se va haciendo el puerro, ponemos en un cazo a calentar el caldo de verduras. Tiene que estar caliente cuando vayamos a agregarlo al arroz.

3. Cuando el puerro tiene color doradito, agregamos el arroz y lo sofreimos un poquito.

Agregamos arroz

4. Vamos añadiendo caldo poco a poco y vamos removiendo.

Agregamos caldo

5. Seguimos removiendo y añadiendo caldo según vaya necesitando el arroz. La clave del risotto es no parar de remover, para que el arroz vaya soltando el almidón y se quede cremoso.

6. Cuando el arroz haya crecido un poco, y falten solo unos minutos para que esté a nuestro gusto, añadimos las espinacas.

En nuestro caso usamos espinacas frescas, mi pequeño ayudante las lava y luego las picamos un poco.Lavamos las espinacas

Pero se pueden añadir enteras o usar espinacas congeladas. (si son congeladas conviene descongelarlas un poco para que no enfríe el arroz)

Al agregar las espinacas parecerá que hay muchas pero al irse cocinando disminuyen mucho de tamaño.

Agregamos las espinacas

7. Seguimos removiendo y añadiendo caldo.

Cocinar las espinacas

8. Cuando ya está el arroz cocinado, apagamos el fuego y añadimos un poco de nata, con dos cucharadas será suficiente. La textura cremosa la conseguimos moviendo el arroz continuamente, no agregando mucha nata.

Agregamos la nata

 

9. Por último, nosotros agregamos el queso ya en el plato, así cada uno se pone la cantidad que quiere. Pero tambien se puede agregar antes de servir.

 

Risotto

En ningún momento de la receta hemos añadido sal, no es que se me haya olvidado, es que con la sal del caldo para nosotros es suficiente. Desde que nació el peque hemos reducido mucho la cantidad de sal que tomamos, pero es cuestión de gustos. Si lo veis necesario podéis añadir un poco al arroz.

Esta receta en casa es un éxito y una forma sencilla de que el peque coma espinacas. Le gusta tanto que siempre repite y se come dos platos.

Si os animáis a hacerlo ya me contareis que tal os sale. Es una receta fácil, sana y muy rica. Ideal para disfrutarla los fines de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *