Bancos de cocina con trapillo

El trapillo se ha puesto muy de moda últimamente, es muy sencillo de usar y en un rato tienes piezas completas. Podéis encontrarlo en muchas mercerías y en tiendas especializadas como sacocharte, que tienen una cantidad de colores y tipos de trapillos impresionante, su tienda online es muy cómoda y casi siempre tienen ofertas que no están nada mal de precio.

Sin duda, la opción más barata es reutilizar alguna camiseta vieja que tengas por casa y hacer  trapillo casero, como nos explica Srta Pomelo en este tutorial. Yo lo intenté pero me salió regular,  soy un poco torpe con las tijeras 😛  además la camiseta que usé tenía costuras y me quedaba un poco feo por esa parte. Pero si tenéis alguna camiseta que vayáis a tirar os animo a intentarlo.

Hace tiempo mi hermana me regaló trapillo de colores y no sabía muy bien que iba a hacer con el.  Así que una tarde que tenía una hora libre antes de salir aproveché y empecé a hacer una forma circular de trapillo. No seguí ningún patrón, solo fui improvisando y mezclando colores, hasta conseguir tener un circulo bastante grandote. Entonces me acordé de los bancos de la cocina, desde que los compré en ikea, he tenido la idea de hacerles algo para que estuvieran un poco más bonitos.

bancos trapillo
Antes y después de los bancos de ikea

De eso hace unas semanas, el circulo de trapillo lo guarde en un mueble y no me volví a acordar de el hasta ayer, que decidí hacer el otro, esta vez siguiendo un patrón del libro Beyond the Square Crochet Motifs by Edie Eckman (2008), que tiene varios  motivos circulares, el resultado no pudo ser mejor.

Detalle bancos trapillo
Detalle bancos trapillo

En resumen con un par de horas y un poco de trapillo tengo unos bancos de cocina mucho más bonitos, ¿Verdad? Así que animaros, podéis darle un nuevo aspecto a cualquier silla o banco que tengáis por casa. Hay montones de patrones de formas cuadradas o circulares por Internet y cualquiera de ellos puede veniros bien. 🙂

Mi primer amigurumi un limo de Dragon Quest

Hace ya seis años que hice este amigurumi, fue un regalo de cumpleaños para @Squallium, en el regalo estaba también un mini-limo que después de tantos años sigue colgado del espejo retrovisor del coche.

Para el que no conozca a este simpático personaje, es un limo, uno de los monstruos del juego Dragon Quest. Si,  aunque no lo parezca, con esa sonrisa tan grandota, es uno de los primeros monstruos del juego. La primera vez que me intentó atacar este gracioso personaje no sabía si debía matarlo o llevármelo conmigo a casa.

Amigurumi limo custodiando algunos videojuegos
Limo custodiando algunos videojuegos

 

Cuando hice este muñeco casi nadie conocía el amigurumi. Obviamente, no tenía ningún patrón que seguir, así que tuve que hacer y  deshacer muchas veces hasta encontrar una forma que me gustara.

Por aquel entonces yo no tenía ni idea de que era el anillo mágico, no sabía que había infinitas posibilidades de aumento y disminución y me limitaba a hacer dos puntos en el mismo sitio o a saltarme uno según me iba pareciendo. Está tejido en circular, creo que lo hice así de casualidad, y desde luego no se me ocurrió usar nada como contador, porque no estaba anotando los puntos, ni contando las vueltas.

Ahora que ya he perfeccionado la técnica del amigurumi le encuentro un montón de errores y si lo repitiese, estoy segura de que me saldría mucho mejor, pero ya no sería el mismo Limo en el que invertí montones de horas.

Dragon Quest de play 2 y Limo de amigurumi
Limo y Dragon Quest

 

El muñeco está hecho entero con hilo azul a punto bajo, y los detalles como ojos y boca son de fieltro. El hilo que usé era muy rígido y difícil de manejar pero eso le ha dado bastante cuerpo al muñeco.

limo02
Limo consultando el mapa de Dragon Quest

 

Si algún día me animo a repetirlo anotaré los puntos que vaya haciendo. Pero de todos modos, si os ha gustado y queréis intentar hacerlo os recomendaría empezar con un anillo mágico de 6 puntos e ir aumentando como si estuvierais haciendo una circunferencia básica de amigurumi. Tened en cuenta que es un poco chatito, por lo que no habría que darle mucha forma redondeada.  La parte de arriba tampoco es muy complicada, solo hay que ir disminuyendo más lentamente de lo que lo harías para cerrar la circunferencia y así quedará con forma de pico.

Puede que algún día haga otro limo amigurumi, pero creo que esta vez me decidiré por su versión ángel  o vampiro.